Concepción y preparación del viaje:

Debido al tiempo que me quedaba en India, debía elegir con cuidado mis opciones. Estaba obsesionado con el palacio en medio de un lago llamado Jal Mahal en Jaipur. Además coincidía con la ruta que los muchachos en Nueva Delhi me habían recomendado.

Si buscas en internet fotos y referencias del Jal Mahal podrías volverte loco/a. Rodeado de agua, imponente, con iluminaciones de flores de loto en el interior. Tenía que ver eso con mis propios ojos.

Compré mi pasajito en tren y partí a la ciudad rosa.

Experiencias:

Primera impresión

Jaipur es la capital del estado de Rajastan. Está ubicada en el desierto, muy cerca a Pakistán. En el desierto. Si el calor era brutal en las otras ciudades, acá en Jaipur ya era inhumano. Me puse mi sombrero al bajar del tren y los choferes de tuk-tuk casi me jalaban y empujaban. En el camino al hostel ví camellos, elefantes y caballos, todos utilizados como esclavos cargueros, jalando carretas y demás.

“La ciudad rosa famosa por su hospitalidad y belleza” me sabía a sarcasmo.

Pink City

Pink City

Cambiando de aires

Ya instalado, hidratado, e informado me fuí a la propia “ciudad rosa”, el casco de la ciudad. En ese caso la frase tomaba más sentido de realidad, comerciantes amables, edificaciones efectivamente rosadas, y claro, bajo el pórtico de entrada y a mi izquierda se elevaba tremenda pared. Era el Palacio de los Vientos o Hawa Mahal. Este fue llamado así por el viento que circula por sus casi 1000 ventanas repartidas en sus 5 pisos. Estas permiten que el palacio se mantuviese fresco inclusive en verano.

Jawa Mahal desde el interior

Jawa Mahal desde el interior

Según indican, este edificio era para que las mujeres de la realeza pudieran ver la vida cotidiana de la ciudad sin tener que mezclarse con ella. Claro, desde ahí arriba se ve gran parte de la ciudad. Las edificaciones se ven como en esos juegos medievales, casas cuadradas, murallas de palacios con varias salientes, pórticos altos, etc.

Vista desde Jawa Mahal

Vista desde el Jawa Mahal

Lamentablemente el calor de Junio no me permitía disfrutar de la visita como hubiese querido, gran parte de esta mansión no está techada por lo que caminar sus instalaciones es literalmente una caminata en  el desierto. Por suerte hay pequeños comercios con agua helada.

Vista del Jantar Mantar desde el Jawa Mahal

Vista del Jantar Mantar desde el Jawa Mahal

A la espalda esta el Jantar Mantar, un observatorio astronómico considerado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Su principal función era la de estudiar las sombras producidas por el sol.

Caminar por las calles de la ciudad rosa es muy entretenido. Te invito a hacerlo, piérdete por ahí y cómprate los buenos jugos de fruta. Asomarte entre sus calles es muy entretenido. Te divertirás “esquivando” o “perdiendo” a los tuktuks (mototaxis) que querrán subirte y llevarte a donde sea, inclusive a donde ya fuiste. Si aun tienes pendientes puedes negociar alguno para ir a donde te toque. Siempre averigua antes cuánto deberías pagar, porque estos causas son capaces de inflarte 10 veces el precio. Quedé con un compadre que me recogiera de mi hostel al día siguiente para ver el Jal Mahal tempranito.

El Bajón

Sí, ya tenía casi 4 meses viajando y no podía ser todo color de rosas. Fui víctima de mi propia advertencia; de lo que mil y un veces digo que NO debemos hacer antes ir a un sitio. Generar expectativas. En este caso yo sobrealimenté mis expectativas sobre el Hawa Mahal. Cargué las dos baterías de la cámara, hice espacio en la tarjeta de memoria, compré agua y pan para quedarme horas. Había visto fotos espectaculares, fotos del Palacio del agua y quería las mías. Quería ir, nadar en el lago que lo rodeaba, entrar, ver el piso iluminado con formas de flor de loto, quería vivirlo. Quería vivir la fantasía que Google me vendió.  Había comprado humo.

Me subí a otro tuktuk, porque el acordado nunca llegó y me fui al lago Man Sagar, donde estaría este impresionante Mahal. ¡Mentira pe´! El lago en el que pensaba nadar, muerto. El verde-negro de fondo y la basura flotando hacían insalubres cualquier actividad que implique contacto con esa agua.

Jal Mahal

JAL MAHAL

En la calle vendían pan de molde en rodajas y bolas de agua y harina. Esto para alimentar a los peces del lago. ¿Qué peces? No sé. Tiraban las rodajas de pan como discos voladores a modo de entretenimiento. Discos que con suerte son alcanzados antes de hundirse por un toro que estaba en el lago en ese momento.

Toro come pan

Toro que come pan frente al Jal Mahal

Joven ¿cómo se hace para entrar? Pregunté ilusamente. –ahí no se entra- me dijeron. Ni en barco, ni en balsa, ni nadando, está cerrado y así se queda. Dicen que hace tiempo lo vienen refaccionando, ojalá sea cierto, ya que también dicen que simplemente la han puesto los palos para que no se desmorone.  Ni para el #ChasquiMode me dieron ganas.

Jal Mahal

Jal Mahal

El amigo tuktukero quiso alegrarme la mañana y me dijo, en lugar de ir de frente al Amber Fort, vamos te llevo a ver una sorpresa. -Ya pe- dije, mientras no me enseñe la presa. Me llevó por unas callecitas,  entre varios “hello” de niños en las calles llegamos a una casa grande, pasamos y habían cuatro elefantes. Quería que me tomase foto con los elefantes. ¡4 elefantes amarrados de tres patas cada uno! Le agradecí por la intención y le expliqué que eso está mal, vámonos de acá.

Si alguien sabe dónde se pueden hacer denuncias respecto a la protección de animales, pueden hacérmelo saber por acá. Tengo las fotos y ubicación exacta del lugar. Gracias.

Recuperando la sonrisa

Dentro de todo la mala suerte duró poco, llegué al Fuerte Amber. Al estar en las afueras de la ciudad, me dió tiempo de olvidar el mal rato y reenfocarme en lo que venía, de lo cual no sabía nada más que el nombre y algo de su historia, con lo cual había evitado expectativas.

Lago Maothay y Jardin

Lago Maothay y Jardin

Al llegar a la base, atravesé el lago Maothay y subí la colina para llegar al fuerte en sí. Entré al pequeño templo que hay en la entrada y fui bendecido por el poder de la diosa Shila, manifestación de nada menos que la diosa Kali.

Bendecido en nombre de Shila

Bendecido en nombre de Shila

Una vez bendecido, me puse el sombrero y a caminar tremendo fuerte. Mientras andaba un amable guardia de seguridad me preguntó si sabía dónde estaba el cuarto del rey, y así sin dame cuenta terminó haciéndome de guía. Resulta que esta fortaleza palacio era parte de una más grande (Fuerte Jaigarh). Por suerte adentro hay una cafetería con aire acondicionado para que recargues energías y salgas nuevamente.

Amber Fort y vista

Fuerte Amber y vista del fuerte Jaigarh

El lugar es tan grande que diferentes reyes o emperadores habían construido diferentes áreas para vivir, dejando de lado anteriores. Hay un cuarto, llamado el salón de los espejos, consiste en varios espejitos en las paredes de este salón. Dicen que con una sola vela se ilumina todo el cuarto. Hay varios patios, y habitaciones, quien gobernara en ese entonces, tendría a todas sus esposas y/o novias (concubinas) en diferentes cuartos. Y se reunían en uno en particular para tener sexo con alguna de sus 12 a 15 mujeres. Pero no es su cuarto, ese era solo para él. Pobre hombre.

Jardín del Interior del fuerte.

Jardín en el Interior del fuerte.

¡Hasta una próxima aventura!   #KeepChasquing

#ChasquiMode en Fuerte Amber

#ChasquiMode en Fuerte Amber


#ChasquiTips:

  • Regatea los precios por menos de la mitad o más bajo aún. Siempre averigua desde antes cuánto deberías pagar y aférrate a ese número.
  • Sobre los trenes: Hay boletos reservados (en todas las categorías) especialmente para extranjeros, con un costo extra muy pequeño (menor al 5%) pero la mayoría deben comprarse en la estación de donde partirás.
  • No te generes expectativas, disfruta de Jaipur como es. Y no uses los elefantes para subirte al fuerte o alguna otra atracción, “tu vacilón es su sufrimiento”.
  • El agua se calentará muy rápido así que lleva contigo billetes para ir comprando en el camino.

Información y recomendaciones para el viaje:

  • Fecha del viaje:  Del 02 al 04 de junio del 2016
  • Duración de este viaje: Varanasi – Jaipur     14 horas        Tren
  • Clima durante el viaje: Sol calcinante.
  • Elementos y accesorios recomendables:
    • Sombrero.
    • Bloqueador.
    • Camisa que te proteja del sol y te mantenga fresco.
    • Lentes de sol.
    • Mucha agua.
  • Hostel: Backpacker Panda
  • Comida: En cualquier restaurant o puesto de la calle, dentro del casco de la ciudad (ciudad rosa) hay varios.
  • Café: En el casco de la ciudad (ciudad rosa) se puede conseguir café regular, para un buen café indio en la M.I. Road esta el Indian Coffee House.

Contacto de información al viajero i:

RajasthanTourism Office